jueves, 17 de febrero de 2011

Prologo

Todo comenzó una tarde mientras caminaba por la orilla de aquella maravillosa playa de Creta, mi familia y yo nos encontrábamos de vacaciones de primavera, si un viaje que salió a última hora e igualmente de inesperado, admito a veces soy algo obstinada y no me gusta hacer cosas si haberlas pensado u organizado pero allí estaba después de un viaje no tan largo de Francia si mi país natal es ese, muchos dicen que es el país del amor y el romance y lo confirmo, pero yo tengo un deseo magnético por Italia y una curiosidad mucho mayor por viajar algún día a Egipto.

Mientras estos pensamientos se arremolinaban en mi cabeza fui descendiendo por las escaleras desde el hotel a la playa, la cual tenía una arena sumamente blanca y el mar era de un color oscuro, ya estaba casi anocheciendo y los matices de morados y naranjas se mezclaban en el horizonte, mientras me acercaba más al mar comencé a sentirme algo mareada sin motivo aparente lo atribuí al viaje pero luego deseche esa idea ya había tomado un descanso en mi habitación, sin tomarle más atención a ese pensamiento continúe caminando y mirando toda esa majestuosidad que tenía a mi alrededor, me sentía muy afortunada, pero de repente sentí como si el mar me susurrara y comencé a sentir un hormigueo en mi nuca puedo jugar que sentí el aliento de alguien detrás de mí, me voltee bruscamente pero no había nadie salvo mi presencia en aquella solitaria playa y solo pensé que me estaba volviendo paranoica.

Lentamente comencé a despojarme de mis ropas y a dejarlas sobre la arena y luego fui a meterme al mar un poco frio pero luego me acostumbre a su temperatura, dentro del mar volvió esa sensación tan singular me empecé a sentir observada y  acompañada, en unos pocos minutos una densa bruma comenzó a cernirse sobre mí y no podía ver bien, intente salir del mar pero me embutía más en él, me comencé a desesperar y el  agua comenzó a subir, cuando el agua está a la altura de mis hombros y estaba cansada de luchar, pensé que iba a morir en sitio hermoso, pero entonces lo que vi me dejo pasmada, la figuro de un hombre algo lejos de mi aunque  la bruma no me dejaba verle el rostro pero si su silueta, durante unos momentos embelesada comencé a gritarle para  que me ayudara pero cuando voltee desapareció.

Pensé que había sido un juego de mi imaginación pero de nuevo esa sensación y cuando voltee él estaba allí,  se quedó un grito ahogado en mi garganta y mis palabras no salían de mi boca, cuando pude levantar la mirada me quede hundida en sus ojos negros como la noche, en el momento en que nos mirábamos fijamente el pronuncio las siguientes palabras:

-No temas, no te hare daño y te estaba esperando hace mucho tiempo, discúlpame pero este no es el momento preciso para conocernos ni estemos juntos, confía en mi pronto nuestros caminos se cruzaran.

No me dejo articular ninguna palabra aunque no podía, y de repente sentí como todo mi cuerpo se entumecía y todo se cernió en oscuridad, cuando desperté me encontraba acostada en una cama muy incómoda, fue despertándome lentamente y pude captar ese olor tan singular de hospital, en ese preciso momento en el cual iba a articular palabra, mi madre se abalanzo sobre mí, luego cuando pude liberarme de ella me conto que me había conseguido un pescador local y que me había sacado del agua sin respiración,  en ese momento trate de recordar pero mis recuerdos son algo confusos aunque lo que no pude borrar de mi mente fueron esos ojos negros como la noche.

Mil interrogantes llegaron a mi cabeza

¿Quién era ese chico?

¿Por qué me estaba esperando hace tiempo?

Luego, mi madre me saco de mis pensamientos indicándome que saldría al día siguiente del hospital, ese día paso tranquilo aunque mantenía mil dudas, al día siguiente, me sentía extraña mi vista era más nítida e intensa y el sol me molestaba muchísimo, cuando estaba saliendo del hospital me llamo la atención una pequeña niña con su bata de hospital, su mirada era triste y vi que trataba de decirme algo, mi madre me llamo en ese momento voltee y vi que el reflejo de la niña no estaba en el espejo de la puerta del hospital pero ella seguía allí  y pensé o me había golpeado con una roca muy fuerte o estaba viendo a los fantasmas.

Así comienza mi Historia.

5 comentarios:

xLuNa.MooNx dijo...

Hola! Vi el link en tu otro blog así que aquí estoy de curiosa, buen inicio, me has dejado intrigada, espero subas pronto la continuación.

Tal vez no sea la más adecuada, pero si me permites hacerte un comentario con respecto a los signos de puntuación, es que me perdí un poco en las ideas por eso...

Cuídate mucho, esperaré con ansias la continuación!

Kate P.B dijo...

Hola ... acabando de terminar de leer el prologo :) esta muy bueno ...

espero la continuación. !!

Mayte Esteban Pasabados dijo...

Me ha gustado cómo comienzas la historia, pero estoy de acuerdo con el primer comentario sobre los signos de puntuación. Un consejo: haz frases más cortas, subordinando menos. Conseguirás más fluidez y se entenderá mejor.

No lo dejes a medias, pienso seguir leyendo.

-415h- dijo...

Hola!!!! Está buenisimo tu prologo!!! Gracias por pasarte por la mia ojalá que puedas seguir leyendo!
Yo fijo sigo leyendo el tuyo está buenisimo: Quien era el???? O.o
Sigue escrbiendo! ;) Me encantó!

Constanza Bandeo dijo...

Hola!
Quería decirte que tienes un premio en mi blog: http://mdesorientada.blogspot.com.ar/

Pero debo decir me me está gustando tu historia, muy misteriosa:) Sólo que deberías revisar un poco los signos de puntuación, aveces te los comes:)
Me gustaría que veas también mi otro blog: http://cuaderno-mariposa.blogspot.com.ar/

Besos
donde publico mis escritos y opines q te parece

 

Escritos de un Alma Traviesa Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos